Brasil: firman 21 contratos para la construcción y operación de vías férreas

  • Por Costos
  • 18/01/2022
  • 0
  • 229 Vistas

Lanzado en septiembre de 2021 para permitir la expansión de la red ferroviaria nacional con emprendimientos privados, el programa federal Pro Trilhos inicia 2022 con la firma de 21 contratos de autorización para la construcción y operación de vías férreas. La formalización entre el Sindicato y las empresas que solicitaron la creación de sus propios ferrocarriles con el nuevo modelo fue publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOU).

En conjunto, estos proyectos suman 6839.69 kilómetros de nuevas vías a la red ferroviaria del país, especialmente a las redes ferroviarias de los estados de São Paulo, Minas Gerais, Espírito Santo, Paraná, Santa Catarina, Maranhão, Bahia, Pernambuco, Piauí, Mato Grosso do Sur, Mato Grosso y Goiás, además del Distrito Federal. La proyección de inversiones en los tramos autorizados es de unos US$18 500 millones.

Lee también: Reactivan obra de agua y saneamiento rural en Ucayali

Ahora, son 12 las empresas que ya cuentan con la debida autorización del Gobierno Federal para operar en el sector, implantando y operando con recursos propios vías férreas y terminales ferroviarias en 13 unidades de la Federación.

Más pedidos

Hasta el momento, el Ministerio de Infraestructura ha recibido 76 solicitudes para la construcción y operación de vías férreas en régimen de autorización, cubriendo 19 000 kilómetros de nuevas vías férreas privadas, cruzando 16 Unidades de la Federación e inversiones que superan los R$224 000 millones. La expectativa es que se generen 2.6 millones de empleos directos e indirectos, además de reducir el costo del transporte, las emisiones de CO² y la modernización de la red ferroviaria nacional.

Creado por la Medida Provisional 1065/2021, el Marco Jurídico Ferroviario tuvo su evaluación concluida por el Congreso Nacional el 14 de diciembre y fue sancionado por el presidente de la república diez días después. El nuevo marco legal simplifica la carga regulatoria para las inversiones en el sector al abrir la posibilidad de que las empresas desarrollen sus propios segmentos, con recursos 100 % privados.

Fuente: Construcción Latinoamericana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.